El hipohipocampocampo es muy importante en el proceso de aprendizaje. Las conexiones entre el hipocampo y diversas áreas de la neocorteza son esenciales para recibir información sensorial nueva, que se registrará en la memoria reciente o a corto plazo. Transcurrido un tiempo, esta memoria puede convertirse en memoria a largo plazo, lo que supondrá la consolidación de los recuerdos de tipo verbal y simbólico. El hipocampo interviene en la adquisición y consolidación de la memoria declarativa, la retención de localizaciones y orientación espacial , la integración de trayectorias, la retención de relaciones y combinaciones de estímulos y en la agrupación de diversos componentes del recuerdo elaborado.

El almacenamiento de la memoria episódica (autobiográfica) se efectúa en la corteza prefrontal asociativa y temporal derecha. Una lesión de estas regiones corticales produce una amnesia de la fuente, en la que se recuerda la información pero no cómo se adquirió. La memoria explícita semántica (objetos, hechos, conceptos, etc.) se almacena en distintos lóbulos cerebrales:

-Parietal posterior. Su lesión implica una agnosia visual asociativa o la incapacidad de denominar objetos, aunque no de identificarlos.

-Occipital y regiones circundantes. Su lesión produce una agnosia aperceptiva visual o la incapacidad de dibujar objetos, aunque no de nombrarlos.

-Temporal inferior. Su lesión produce una propagnosia o incapacidad de reconocer caras.

Los trastornos de memoria son característicos de las lesiones en el hipocampo. Si éstas son bilaterales, producen amnesia retrógrada (capacidad de evocar) y anterógrada (capacidad de adquirir). Se postula que, en el aprendizaje, el hipocampo tiene la función de detectar errores.

Deja un comentario