Attractive businesswoman laughing with her teamLa asertividad es una habilidad social que se refiere a autoafirmar y defender los propios derechos respetando los de los demás, sin dejarse manipular ni manipular a otros. Implica marcar los límites propios y ser capaz de expresar deseos, opiniones, emociones, necesidades y creencias de forma apropiada, directa y honesta.

Actuar de forma asertiva tiende a maximizar las posibilidades de que la situación se solvente con consecuencias positivas, aunque no siempre se consigue una ausencia de conflicto ya que, aunque la conducta asertiva sea deseable y adecuada puede causar molestias a la otra persona; un ejemplo claro de esto sería negarse (de forma asertiva, con respeto) a hacerle un favor a alguien. Sin embargo el resultado más remarcable de llevar a cabo una conducta asertiva es que disminuye la ansiedad y se consigue estar satisfecho con uno mismo.

¿Cuando puede ser necesario ser asertivo?

Hay muchas situaciones cotidianas que requieren asertividad, ¿quién no se ha visto alguna vez en la situación de que le piden un favor que en realidad no quiere hacer?¿A quién no le han dado consejos que no quería o le han llamado la atención de forma injusta? ¿Quién no ha tenido que proponer una actividad que desea hacer o que pedir un favor alguna vez? ¿Quien no ha tenido una conversación con gente con opiniones distintas a las propias?

Todas estas situaciones tan habituales en la vida de cualquier persona requieren asertividad para ser solucionadas de la mejor forma posible, para conseguir sentirse satisfecho con uno mismo (y no frustrado o tenso por no haber sido capaz de expresar lo que se deseaba) y conseguir, en general, mejores y más sólidas relaciones.

Derechos asertivos:

  1. Derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
  2. Derecho a tener y expresar los propios sentimientos y opiniones.
  3. Derecho a ser escuchado y tomado en serio.
  4. Derecho a juzgar las propias necesidades, establecer prioridades y tomar decisiones.
  5. Derecho a decir “no” sin sentirse culpable.
  6. Derecho a pedir lo que se desea siendo consciente de que la otra persona puede decir “no”.
  7. Derecho a cambiar.
  8. Derecho a cometer errores.
  9. Derecho a pedir información y recibirla.
  10. Derecho a obtener lo pagado.
  11. Derecho a decidir no ser asertivo en un momento dado.
  12. Derecho a ser independiente.
  13. Derecho a decidir que hacer con las propiedades, el tiempo o el propio cuerpo mientras no se violen los derechos de los otros.
  14. Derecho a tener éxito.
  15. Derecho al descanso, al aislamiento.
  16. Derecho a superarse a uno mismo o a los demás.

 

Ainara Rivas Olivera
Psicóloga en MasaM 

Deja un comentario