Malta Salud Mental
MASAM Psicólogos Madrid
Hilarión Eslava 55, 9º 2ª
Teléfono: 91 549 42 90
Móvil: 696 69 69 89

EL INCONSCIENTE

ICEBERGSegún la teoría psicoanalítica los procesos y contenidos inconscientes son aquellos que son reprimidos para evitar conflictos psíquicos. Estos contenidos, pese a no estar accesibles para la conciencia, pueden influir mucho en nuestro funcionamiento psicológico, es decir, en nuestras emociones, nuestro pensamiento,  nuestra conducta, etc.

El concepto de inconsciente comenzó con Sigmund Freud, quien prestó especial atención a aquellos contenidos que permanecían inaccesibles en la mente de la persona con el objetivo de evitar sentimientos displacenteros, es decir, para evitar sufrimiento psíquico.

Freud defendía que el inconsciente siempre está buscando revelarse y, pese a la represión, lo logra a través de los sueños, los actos fallidos, los chistes o, por supuesto, los denominados síntomas neuróticos (que nos indican un importante desajuste entre un deseo inconsciente y la necesidad de satisfacerlo).

Siguiendo la teoría de la primera tópica freudiana, el psiquismo estaría conformado por los siguientes sistemas; el consciente, el preconsciente y el inconsciente:

  • Consciente: Sus contenidos son aquellos de los cuales podemos dar cuenta ya que permanecen accesibles en la consciencia.
  • Preconsciente: Se trata de un sistema intermedio entre el consciente y el inconsciente. Sus contenidos no están presentes en la consciencia pero la pueden alcanzar en ciertas condiciones.
  • Inconsciente: Es el sistema psíquico formado, principalmente, por contenidos reprimidos; se trata de pulsiones que luchan  por llegar al nivel consciente.

Es importante remarcar que el inconsciente no es tan sólo ese concepto psicodinámico motivado a evitarnos sufrimiento psicológico; este concepto también se refiere a los modos de procesamiento de la información que operan al margen de la consciencia (se trata de un concepto de inconsciente más cognitivo). Este inconsciente cognitivo puede referirse, por ejemplo, a habilidades que no se han aprendido de forma consciente (y que formarían parte de nuestra memoria procedimental), a asociaciones emocionales adquiridas por aprendizaje condicionado, etc.

Ainara Rivas Olivera
Psicóloga en MasaM
Responder